Éxito

Decálogo de la mujer ejecutiva exitosa

Por Tania Valencia

Las mujeres a través de nuestra imagen comunicamos más que con las palabras, bien dicen que la primera impresión no se olvida. A través de los roles que vivimos día a día podemos expresarnos en los escenarios correctos. Has escuchado acaso como te ven te tratan.

Coco Chanel decía: “Viste vulgar y sólo verán el vestido, viste elegante y sólo verán a la persona”. El vestuario de una persona debe cuidarse para que transmita lo que desea.

Algo que debemos tomar en cuenta es que el mundo de los negocios tiene un lenguaje, la etiqueta ejecutiva, es decir, códigos de vestimenta y comportamiento que por ignorancia violamos creyendo que estamos en lo correcto.

Serena Beirne, directora de Australian Fashion Partners, que incluye entre sus especialistas a consultores sobre moda de negocios, dijo a Reuters que los empleados deberían pensar en sí mismos como en productos y “envolverse” para venderse bien, especialmente ahora que la economía se desacelera y las oportunidades laborales escasean.

“Cuando estás en el entorno laboral, el producto que estás vendiendo eres tú mismo. El envase, exhibición y comercialización de ese producto es enormemente importante,” afirmó Beirne.

Vístete para el éxito, la regla de oro para vestirse para el éxito, es tomar como objetivo la forma de vestir de las personas a cuyo papel aspiras y después imitarlas.

mueje

La mujer de negocios debe proyectar seriedad, responsabilidad y confianza. Aquí diez puntos sobre cómo proyectar una imagen exitosa.

1) Peinado
Cabello corto a medio, máximo a los hombros. Luce más formal si está recogido, coleta o chongo en caso de que sea largo. Colores naturales en caso de que esté teñido.

2) Maquillaje
El maquillaje es una forma de colocarse energía, idealmente puedes usarlo natural y minimalista, pero siempre debe existir. Nunca retocar en ambiente de oficina, solamente hacerlo en privado.

3) Escote
A nivel profesional no hay escotes, no desabotonar, nunca pronunciados. Ideal que mida desde tu cuello el largo de tu cara.

4) Zapatos.
El zapato femenino debe verse serio, tacón de 5 a 10 cm, moderado. Ideal cerrado, no flats. En armonía entre pantalón o falda, que concuerde al color de media. No hacer cambios extravagantes.

5) Accesorios.
Usar uno de cada tipo, no recargar. Siempre cuida que sea pequeños, discretos, que no hagan ruido o incomoden. Evitar saturar.

6) La bolsa.
Se convierte en un accesorio, puede ser el portafolio ejecutivo. Usa bolsa o portafolio pero no ambos. Carga únicamente lo indispensable, no confundas lo social con lo profesional. En tu espacio de trabajo guarda discretamente lo que necesites por ejemplo maquillaje en algún compartimiento del portafolio. Si es bolsa que sea sobria con colores neutros y oscuros.

7) La falda o pantalón.
El tamaño correcto es el largo de la rodilla o a la pantorrilla, nunca más cortas. De colores en contraste con medias y zapatos. El corte es recto o ligeramente entubadas, nunca pegadísimas, sin aberturas exageradas y deben ser traseras. El pantalón es recto.

8) Colores y materiales.
Colores que comuniquen autoridad como el negro, gris oxford o azul marino. Blanco, crema o marfil en traje también queda. Telas delgadas, mientras más delgadas comunican más autoridad y sin patrones en su caso muy delicados. El color arena es permitido. Neutros, sobrios sin contrastes drásticos.

9) Las uñas.
El largo de la uña es sencilla, entre más larga y más decorada es menos clase comunica. Mide el largo de la uña del nacimiento a donde llega el dedo, divídelo entre dos y eso es el máximo. Ideales colores en traslúcidos o neutros. Evita decoraciones, en su caso french manicure. Nunca descuidadas o carcomidas.

10) Perfume.
Que sea discreto, cítricos y herbales. Aguas de colonia, olores frescos pero no invasivos. No dejar huellas de olores.

Si realmente quieres acceder a niveles ejecutivos de alto nivel vestirse cómodo nunca es apropiado para el trabajo. Hay formas de hacer eso en el lugar de trabajo pero no a través de un vestuario relajado.

Evitar llevar tus convicciones o aficiones escritas en la ropa, así como vestirte para la oficina como lo harías para salir por la noche.

Tu feminidad no se queda de lado al seguir estas reglas, simplemente hacer consciencia de qué imagen quieres proyectar y a qué espacios de abundancia aspiras y te quieres mover.

Con la ley de la atracción al envolverte en el rol empiezas a vibrar en tus deseos, se llama metamodelar, puedes tomar la imagen de una mujer exitosa, imitarla y verás como poco a poco las situaciones empiezan a manifestarse. Espero tus comentarios y te deseo todo el éxito.

Anuncios

1 comentario en “Decálogo de la mujer ejecutiva exitosa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s